Principios

TRATO PERSONAL Y DIRECTO

El compromiso en la actuación para con el cliente es la pieza fundamental sobre la que debe cimentarse la relación abogado-cliente; siempre en busca del mejor asesoramiento legal. En la que el trato personal y directo es otra herramienta del servicio prestado.

CONFIANZA E INTEGRIDAD

La relación entre cliente y su abogado se ha de basar en la confianza y exige de éste último una conducta profesional y personal íntegra, honrada, leal, veraz y diligente.  

LEALTAD

Con el asunto y el cliente.

PRUDENCIA

Para decidir lo mejor para el asunto. Esa que no escucha más que lo que la causa merece.

INDEPENDENCIA

Para poder asesorar y defender debidamente los legítimos intereses del cliente, el abogado tiene el derecho y el deber de preservar su independencia frente a toda clase de injerencias. Firmeza que ni la codicia pueda comprar, ni el favor curvar, ni el temor mermar.

PERICIA

El asesoramiento y la defensa apropiada exigen del profesional conocimiento suficiente en la materia sobre la que presta el servicio, renunciado al encargo que se aparte de su pericia.

DEONTOLOGÍA

El abogado está obligado a respetar los principios éticos y de deontología en el ejercicio de la abogacía, para con el cliente, el asunto y el compañero contrario

RESPETO POR LA LEY

Y siempre en la verdadera Justicia.

LIBERTAD

En su actuación, en la aceptación del encargo, en la continuidad del asunto.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política